Dios nuestro Padre: Un relación en la dimensión espiritual

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Rom 8:14-17)

INTRODUCCION

Padre. ¿Quien es un padre? Muchas veces pensamos que conocemos verdaderamente que significa ser un Padre. Los padres piensan que en general saben como actuar como tal. Los hijos piensan que conocen como debe ser un padre, de acuerdo a lo que han visto en los suyos. Sin embargo, nuestro concepto de paternidad ¿se asemeja al de la Biblia?

Esto es de vital importancia, porque Dios en su relación con nosotros se manifiesta como Padre. Como lo veremos a continuación, Jesús vino a revelarnos al Padre. Y por esto la importancia del asunto. Si yo no conozco al verdadero Padre, como actúa, como son sus relaciones conmigo, su trato, su amor, y sin embargo, proyecto en Dios la imagen de mi padre terrenal, jamás podré alcanzar la plenitud de la vida espiritual.

EL PLAN DE DIOS: REVELARNOS AL PADRE A TRAVÉS DE JESÚS

Muchas veces cuando leemos la Biblia hacemos una asociación equivocada. Pensamos que Dios se manifiesta como Jesucristo en el Nuevo Testamento, y como Espíritu Santo, posterior a Pentecostés. Y por deducción decimos “…entonces el Dios Padre es el Dios del Antiguo Testamento”. Y es aquí cuando comienza el error en nuestra concepción de Dios. Vemos a Dios Padre como un guerrero inmisericorde, que mandaba a matar a todos los pueblos que no fueran el suyo, que hacía pasar a “su pueblo amado” por el desierto, que les traía pestes cuando murmuraban.

Sin embargo, Dios en el Antiguo Testamento, antes de la venida de Jesucristo a la Tierra se manifiesta como Dios. Jehová. Sin embargo, su naturaleza de Padre recién aparece en la Tierra a través de Jesucristo.

A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer
(Jn 1:18)

Como lo vemos en el versículo, la revelación de Dios como nuestro Padre solamente viene a través de la persona de Jesucristo. Entonces, ¿Por que muchas veces tendemos a asociar a Dios Padre, como un ser tirano, severo, buscando siempre destruir lo que nos gusta y obligandonos a hacer lo que no nos gusta, haciendonos morir a lo que siempre hemos deseado, por una voluntad que a nuestro parecer es difícil de seguir?. Esto sucede porque tenemos un falso concepto de Dios como nuestro Padre. O aún mas grave, no conocemos a Dios como nuestro Padre.

Por lo tanto, la relación de Dios como nuestro Padre solamente comienza con la venida de Jesús. Sin embargo ¿Como es nuestro Padre?

VER A JESUS: VER AL PADRE

Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?” (Jn 14:8-9)

Muchas veces pensamos que Jesucristo cuando vino a la Tierra al desarrollar su ministerio, nos habló del Padre, nos “expusó” lo que hacía. Pensamos que como un “testigo” solamente vino a contarnos con sus palabras lo que hacía el Padre. Felipe entendió lo mismo. Pensó que Jesús les hablaba solamente del Padre. Imagina todas las maravillas que les hablaba, tanto que finalmente Felipe le dice que solamente si les mostraba al Padre serái suficiente. Mas en ese momento Jesús le dice “…quien me ha visto a mi ha visto al Padre”. Entonces ¿Que necesitamos para conocer a DIos como Padre?

Volvamos una vez más al inicio de todo. Génesis. Dios creó a Adán y a Eva. Sin embargo en el Jardín del Edén Adán tenía una relación con Dios, con Jehová, pero no tenía una relación de Dios como Padre.

Siempre el climax del plan de Dios, es que le conociéramos como Padre. Por eso, el pecado de Adán y la posterior venida de Jesucristo a la Tierra tenía un propósito definido desde antes de la fundación del mundo. Que conociéramos a Dios como nuestro Padre.

sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros
(1Pe 1:19-20)

Muchas veces pensamos humanamente y decimos. Oh, si Adán no hubiese pecado estaríamos ahora disfrutando. Sin embargo, si Adán no hubiese errado Cristo no hubiese tenido que venir a morir por nosotros y no hubiesemos tenido una relación con Dios como nuestro Padre. Sin embargo, el propósito del eterno corazón de Dios siempre ha sido, desde antes de la fundación del mundo, ha sido darnos su amor, un amor de Padre.

EL PADRE Y EL HIJO: LA UNION PERFECTA EN EL MUNDO ESPIRITUAL

Otro gran error que hemos tenido en nuestra creencia es pensar que Jesús y el Padre vivían en lugares separados. Usualmente cuando leemos la Palabra y vemos que Jesús le hablaba a su Padre que estaba en los cielos, pensamos que los cielos es un lugar físico, más allá de la Tierra, mas allá de Jupiter, y que el Padre está sentado en un trono allá en las galaxias siderales. Sin embargo eso es erróneo. Dios es espíritu, y el Padre habita en el cielo, que es un lugar espiritual. Cuando Jesús oraba al Padre, no le oraba a un ser que estaba a miles de kilometros de distancia, sino que hablaba con el Padre que estaba en El.

Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada” (Jn 8:29).

Cuando Jesús vino a la Tierra, no vino sólo¡¡¡. Nosotros por la limitación de nuestra mente lo imaginamos así. Pensamos que el Padre alla en el lugar lejano llamado los cielos, le dijo. “Bueno Jesús, llegó la hora. Prepara tus maletas” pensamos que le dio un abrazó y lo dejó sólo venir a la Tierra. Pensamos que desde ese lugar tremendamente lejano el Padre lo miraba y veía como actuaba. Sin embargo esto no es así. Jesús nos trajo al Padre en su misma persona.
Entonces ¿Donde habita el Padre? ¿Donde lo puedo hallar? Es aca donde nuestra mente humana se limita, y no nos dejar conocer a Dios. La Biblia dice que el Padre está en los cielos.

Padre nuestro que estás en los cielos, ” (Mat 6:9)

Sin embargo, a la vez nos dice:

Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada” (Jn 8:29).

Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Col 2:9)

“Mas si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre” (Jn 10:38)

¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras” (Jn 14:10)

Es aquí donde nuestra mente colapsa y decimos… Entonces ¿Donde está el Padre? Estaba en la Tierra con Jesús o estaba en los cielos. Muchas veces esta pregunta la resolvíamos fácilmente diciendo, no si Dios es omnipresente, pero en estos versículos Dios no nos quiere mostrar que el habita en todo lugar, el nos quiere mostrar algo aún más profundo

CONOCER AL PADRE: ENTRAR AL MUNDO ESPIRITUAL

Para poder conocer al Padre debemos entrar necesariamente en el mundo espiritual. Cuando la Biblia nos habla de los cielos, nos está hablando en un sentido de un lugar espiritual, donde hay leyes, donde habita Dios, donde habita el Padre, donde habita Cristo. Pero es necesario entender que esto no es galaxias lejanas. No, es en el mundo espiritual. Para conocer al Padre debemos entrar al cielo. Debemos entrar a la dimensión espiritual. El libro de Juan nos menciona constantemente que Jesús entraba en comunión con su Padre, porque su Padre estaba con El. Jesús mencionaba repetidamente en Juan que el hacía solamente lo que veía hacer a su Padre. No es que Jesús tuviera un super ojo, que podía ver a miles de kilometros. No¡ Jesús cada vez que oraba entraba en esa dimensión espiritual, que es mas real que el mundo físico, y veía al Padre actuar y lo revelaba.

Según Juan 14:10, por eso Jesús renunció y se hizo siervo. El no vino a manifestar lo que el quería. El vino a manifestar al Padre. Jesús tomó un cuerpo físico, pero no para hacer su voluntad. La naturaleza de Jesucristo es ser un Rey, es gobernar, es liderar, sin embargo, por obediencia al Padre, el dejo su trono de gloria, vino en cuerpo humano, y no manifesto esta naturaleza de rey sino que se humillo manifestando el amor del Padre.

Por eso , en el desierto la tentación de Satanás fue tan certera, ofreciéndole todos los reinos de la Tierra. En esa tentación, Jesús le enfrentó mostrándole su naturaleza. No tentarás al Señor tu Dios.

Pero solamente podemos conocer la Paternidad de Dios entrando en esa dimensión espiritual. Miremos muy brevemente el plan de salvación. El hombre pecó, pero Jesucristo fue enviado a la Tierra a redimirnos. Jesús murió por nuestros pecados y derramó su preciosa sangre. Esta sangre nos purifica de todos nuestros pecados, y ahora tenemos una nueva naturaleza pura, limpia, santa. Como tenemos esa naturaleza al aceptar a Cristo como nuestro Señor y salvador, puede venir el Espíritu Santo a hacer morada en nosotros. Y el Espíritu Santo en nosotros, nos lleva al Padre a conocer su naturaleza y su esencia, que es la misma que nos vino a mostrar Cristo.

Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Rom 8:14-17)

Como lo hemos venido mencionando, ser guiados por el Espíritu de Dios es cuando hacemos su voluntad, es cuando nacemos del espíritu. Cuando tenemos ese nacimiento en nuestro espíritu, y nuestros ojos espirituales son abiertos, recien en ese momento podemos conocer a Dios como nuestro Padre. Y es cuando no hemos abierto nuestros ojos espirituales, que no tenemos la clara imagen de Dios como nuestro Padre.

Cuando podemos ver a Jesús en lo más profundo de El, veremos al Padre. Si tu aun ves al Padre como un ser tirano, el Padre lejano, el Padre castigador es porque aun no has visto a Cristo en el mundo espiritual. Es porque aun no ves que lo Jesus vino a hacer en la tierra era mostrarnos al Padre, PERO EN EL MISMO, no a través de predicaciones.

Cuando conocemos a Dios Padre, ya no creemos que Dios va a hacer algo malo con nosotros, o va a destruir o arruinar nuestra vida. No, porque ya no hay un espíritu de temor hacia Dios. Fijate en Jesús. Su Padre lo estaba enviando a morir. Pero Jesús jamás dijo…no si mi Padre es malo, mi Padre no me ama, me hace veni a morir por estos pecadores. No!! Jesús tenía una comunión tan profundamente con el Padre que sabía que si el lo enviaba a morir era porque tenía preparado lo mejor para El. Luego de su muerte Cristo pudo tener el nombre sobre todo nombre. De la misma forma nuestra relacion con el Padre debería ser la misma. Someternos a su voluntad. Saber que el tiene lo mejor para nosotros.

Aun temes lo que Dios pueda hacer en tu vida, pensando que quizás tu vida será de ahora en adelante una vida solo de sufrimiento. Si es asi, aun no conoces a Jesús, ni tampoco al Padre.

La Biblia dice que hemos recibido un espíritu de adopción. Por este espíritu clamamos Abba Padre. Abba quiere decir papito en una relación muy profunda. Dios nos da su Espíritu para que tengamos una profunda relación con el Padre.

Abba es esa relación de papito. Del Padre que me ama tanto que renuncio a todo. Renunció a que su nombre fuera basureado por Satanás por mis pecados. Renunció a su trono de gloria. Renunció a su poder. Incluso renunció a su propio Hijo. Lo amaba con todo su corazón pero incluso lo entregó, renunció a EL. Sin embargo, cuanto nos amó que a lo único que no renunció FUE A TI. Pudo habernos destruído como pecadores, y renunciado a nosotros. Sin embargo renunció a Jesús, pero no renunció a nosotros.

Aprendamos a conocer al Padre en la sobrenaturalidad. Es el deseo del corazón de Dios

About these ads

8 Respuestas a “Dios nuestro Padre: Un relación en la dimensión espiritual

  1. Muy cierto; la dimensión de la Trinidad Santa, como dogma de fe, es la esperanza sublime del amor del Padre. Todos partimos de Él, y hacia Él volveremos;
    más tarde, más temprano. De Él y sólo Él; Padre del universo proviene el principio y el final; su amor insondable y la eternidad de la vida.

    Gracias por compartir tamaña reflexión y congratulaciones por el blog.

  2. Hola ya hace varios meses de este post
    pero aún así me ha agradado mucho tu reflexión y es de gran ayuda!!
    Es por eso que decimos que no es una religión sino una relación
    , Que el eterno te bendiga

  3. Estoy de acuerdo con el hermano que la finalidad de cristianismo es acoger de Dios el don de Jesucristo, la salvacion, en la cual al aceptar al Señor como salvador, confesar los pecados, recibimos el Espiritu Santo que nos hace incorporarnos en la vida de Jesus, ser hijo en el Hijo Unico, para gloria de Dios, segun es su voluntad cuando nos creo a imagen y semejanza suya, proyecto que se desbarató al aceptar el engaño de Satanas, y que Jesus vuelve a restablecer recapitalando toda la creacion en el, para ser una nueva creacion que sustituye a la anterior herida por el pecado cuyo fruto era la muerte.

    Por eso no es solo la salvacion del infierno, eso es poco, sino la participacion de la filiacion divina, que tiene la Palabra eterna en el Padre, por medio del Espiritu que al habitar en nuestros corazones nos hace ser hijos en el Hijo, nos cristifica, haciendonos capaces de hacer obras iguales o superiores como Jesus nos prometio, obras de ser hijos de Dios.

  4. ME HA SIDO DE GRAN AYUDA SU APORTE EN CUANTO AL CONOCIMIENTO DE DIOS PADRE, Y LES INSTO A SEGUIR ADELANTE DANDO ACONOSER LA BIBLIA Y SUS MULTIPLES TEMAS

  5. Cuando se le pregunto que quien era.,El dijo ” yo soy, quien llegare a ser conforme a las almas justas como Isaac, Jacob e Israel…”., Es y Sera el compendio de la espiritualidad pura, el “oro” mas puro, el resultado de depurar hasta la maxima escala lo nacido en forma de materia que es donde nosotros estamos, aunque hemos abocado en la parte mental que es el camino por donde llegaremos hasta esa espiritualidad que se vislumbra cuando vallamos terminando nuestro camino hacia la total evolucion, que sera formar parte de el

  6. Oh que belleza la que nos presenta el amor de PADRE y del HIJO es un amor incondicional que no se puede comparar,es un amor ESPIRITUAL ,EL siempre esta a n uestro lado cuidando de cada uno poque nos ama.
    Vivamos ese gran amor que nos dio el PADRE por madio de su HIJO,que vino murio por nuestros pecados,derramo su PRECIOSA SANGRE que nos purifica y nos da una naturaleza limpia y santa y pura.

  7. Dios esta en nosotros , somos los unicos que sabemos en conocerlo y los unicos que podemos tener una relacion cercana y profunda de espiritualidad, nosotros tenemos el contacto con Él, Dios vive en nosotros.

  8. No tienes ni idea de lo mucho que me has enseñado, no tienes ni idea de la paz que me has traido al leer estas palabras. Me siento identificado, vuelto a nacer, como si despertara de un sueño y pudiera ver de nuevo.. no se si me estoy explicando bien, solo digo que veo a Dios Padre y a Jesucristo de una nueva manera

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s