La sangre de Jesús: Llave para entrar en la espiritualidad

Unos pocos días antes de este último Viernes (Viernes de cruxificción), sentí en mi espíritu una profunda carga por el tema de la sangre de Jesucristo. En mis años anteriores de cristianos aprendí muchas cosas sobre la Preciosa Sangre de Jesús. Sin embargo, esto solamente era un conocimiento que aumentaba mi coeficiente intelectual, pero no lo había aprendido espiritualmente, para que hiciera crecer mi coeficiente espiritual. Por eso, desde el Domingo 23 de Marzo me he lanzado junto al Espíritu Santo a buscar la importancia y trascendencia de la sangre de Jesús. Hoy publicaré una primera parte de este estudio, que estoy seguro transformará tu vida, como también está transformando la mía

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,” (Efe 1:3-7)

Quiero partir este estudio, con la misma pregunta que comencé a hacerme hace ya bastante tiempo. ¿De donde proviene la Sangre de Jesús? Si Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo, ¿de donde venía su sangre? De esta pregunta se desprenden otras como por ejemplo ¿La sangre de Jesús se mezcló con la de María cuando estaba en el vientre? ¿Por la Biblia nos dice que no podemos comer Sangre? ¿Qué significa que la vida este en la sangre?¿Que hay en la sangre que redime todos nuestros pecados?

¿De donde proviene la Sangre de Jesucristo ?

“Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.”(Luc 1:30-35)

“Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.“(Mat 1:20)

Una de las mayores diferencias en nuestra creencia, con la de la Iglesia Católica, está en el papel de María ( la madre de Jesús). La creencia católica es que María es santa y también ascendió a los cielos. Junto con esto, está la creencia que María también tiene un papel de intercesora delante de Dios. No quiero entrar mucho en detalle sobre el rol de María y las diferencias que tenemos con esta doctrina. Sin embargo, toco este punto porque la fuente del razonamiento de la creencia católica para conferirle estas atribuciones a María es la siguiente.

“Como la sangre de Jesús es pura y sin mácula, de las misma forma la sangre de la madre de Cristo, quien lo tuvo en su vientre, también debe ser santa

Si lo miramos desde un punto de vista razonable parece lógico este asunto. Pero un análisis más detallado nos hará ver que Cristo no compartió en ningún momento su sangre con María.

El niño en el vientre: El papel de la placenta

(Mis conocimientos en Biología no son muy profundos, por eso citaré lo que expondré a continuación)

“La placenta—del latín torta plana refiriendose a su apariencia en humanos—es un órgano efímero presente en la mayoría de los vertebrados—los marsupiales, por ejemplo, no producen placenta—y que relaciona estrechamente al bebé con su madre y atiende las necesidades de respiración, nutrición y excreción del feto durante su desarrollo”

“La barrera placentaria no puede ser atravesada por moléculas grandes, ni por tanto, por células sanguíneas, pero sí puede ser atravesada por algunos tipos de anticuerpos (los IgG), por lo que el feto queda inmunizado frente a aquellos antígenos para los que reciba anticuerpos de la madre”

“a circulación placentaria trae en cercana proximidad a dos sistemas circulatorios independientes, la materna y la fetal”

“La barrera placentaria está compuesta por estructuras que separan la sangre materna de la fetal y su composiciónvaría a lo largo del curso del embarazo.”

(Wikipedia, visitada el 28 de Marzo de 2007 18:50 hrs)

El nacimiento de Jesucristo no se produjo por la unión (por decirlo de alguna forma) del espermatozoide del Espíritu Santo y el óvulo de María. Lo que nos dice la palabra es que Cristo ha sido engendrado por el Espíritu Santo. Fue el Espíritu Santo quien pusó en el vientre de María el embrión de Cristo.

“Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas
” (Sal 139:16)
Jesús en su estado embrionario fue alimentado por los nutrientes de María a través del cordón umbilical. Pero jamás hubo intercambio sanguineo entre ellos dos. Entonces la gran pregunta es ¿Cómo se originó la sangre de Jesús? ¿De donde viene?

Toda la información genética de Cristo proviene de Dios. No hubo intercambio de cromosomas con María, sino todo provenía del mismo Espíritu Santo. Es aquí donde vienen toda otra línea de argumentos en contra de la obra de Cristo que dicen que Jesús no luchó con el pecado, no le fue difícil porque el era Dios.

Jesús: El verbo hecho carne

Fue el mismo eterno Dios, el que fue hecho carne. Ahora, El fue convertido un ser humano, Dios en un cuerpo débil y dependiente. Es decir, entró en un modo de existencia en el cual las experiencias que le corresponden a los seres humanos también serían suyas.

En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;” (1Jn 4:2)

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Joh 1:14)
El Espíritu Santo escoge la palabra carne, para decirnos que Cristo vino en debilidad, donde las experiencias que viven los seres humanos serían también suyas. Cuando dice “fue hecho” carne nos muestra que Jesús asumió plenamente la humanidad. El es el ungénito Dios (el único Dios engendrado), pero que aún estando entre nosotros mantenía profunda comunión con el Padre

“A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer“(Juan 1:18)

En conclusión de esta primera parte, podemos decir que en el cuerpo humano y débil de Cristo, habita corporalmente (es decir, en su Espíritu, alma y cuerpo), la plenitud de la Deidad

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Col 2:9)

Aquí es donde comienza a difuminarse nuestra interrogante. La sangre que tenía Cristo era la sangre de Dios. La sangre de Cristo vino directamete de obra de Dios. Es la sangre de Dios. Es lo invisible manifestado en lo visible. Es la palabra hecha realidad. Es la palabra siendo activada. Es lo que no se ve como si fuese, o como mejor lo dijo Juan “Es el verbo (palabra) hecho carne”. Cristo, es el verdadero hijo de la Fe prometido a Abraham.

Si hubiese sido sangre humana, contaminada con la naturaleza pecaminosa no hubiese podido redimirnos de nuestros pecados. Pero como es la sangre pura, manifestada de parte del mismo Dios, es que tiene el poder de cambiar nuestras vidas.

¿Cuál es la importancia de la sangre?

Sangre: Transmisor de vida

Dentro de los elementos que forman la sangre, hay uno muy importante llamado la hemoglobina, una proteína que es la que transporta el oxígeno por todo el cuerpo, que finalmente permite la respiración celular. (Wikipedia, 29 de Marzo de 2008. Visitada a las 10:59)

Es aquí donde apreciamos verdades importantisimas que incluso la vemos reflejada en nuestros sistemas físicos. Una de las mayores importancia de la sangre es que transmite el aire (donde se encuentra oxígeno, dióxido de carbono), o como también podríamos denotar de otra forma el viento.

“Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto” (Gen 3:8)
Biológicamente hablando, la vida está en la sangre, porque esta transmite el aire (símbolo del Espíritu Santo) a todo el cuerpo y le da vida. De esta forma purifica nuestro cuerpo, dejando salir los elementos nocivos de nuestro cuerpo.

Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis” (Gen 9:4)

“Solamente que te mantengas firme en no comer sangre; porque la sangre es la vida, y no comerás la vida juntamente con su carne” (Deu 12:23)

“diciendo: ¡No permita mi Dios que yo tal haga! ¿No es ésta la sangre misma de estos hombres? ¿He de beber acaso sus vidas? pues con riesgo de sus vidas la trajeron. Por tanto no quiso beberla.”(1Cr 11:19 Version Moderna)

Cuando la Biblia dice que la vida está en la sangre, se refiere a que es el espíritu el que hábita en la sangre, porque la vida está en el espíritu

“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente” (Gen 2:7)

La sangre de Cristo: El Espíritu de Dios en la sangre

Jesús fue hecho en semejanza a los hombres, en carne. Cristo cuando vino a la tierra tenía un cuerpo, y por este cuerpo fluía sangre. De la misma forma como fue explicado el versículo anterior, el poder de la vida de Cristo estaba en su sangre, porque el Espíritu Santo habita en esa preciosa sangre.

“¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?“(Heb 9:14)

El Espíritu Santo llevó a Jesucristo a derramar su sangre en la cruz del Calvario, por lo tanto el derramamiento de esta sangre fue guíado por el Espíritu Santo. El Espíritu de Dios vive en esta sangre. De esta forma la sangre de Cristo cuando fue derramada no se corrompió como la sangre de cualquier otro mortal, sino que pudo ser llevada al cielo como una realidad viva activada por el Espíritu que vive en la sangre, para ejercer su divino poder desde allí.

Quiero que puedas poner total atención a lo que a continuación expondremos. Pon toda tu atención para que no pierdas nada.

1. Desde que el hombre pecó, la paga de su pecado era la muerte, es decir, para que el hombre pagase por sus pecados el debía derramar su propia sangre y morir separado de Dios.

“Porque la paga del pecado es muerte,” (Rom 6:23) y “Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Heb 9:22).

Pero Dios, permite por un tiempo que la sangre de los animales cubra los pecados del hombre. Es por esta causa que desde Adán en adelante, para cubrir los pecados siempre debía haber derramamiento de sangre animal. La sangre animal cubría los pecados en la tierra. En un plano terrenal (posteriormente explicaremos de mejor forma esto)

“¿Quién sabe que el espíritu de los hijos de los hombres sube arriba, y que el espíritu del animal desciende abajo a la tierra? (Ecc 3:21)

La palabra expiación significa cobertura

Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió” (Gen 3:21)

Abel conocía que el sacrificio que Dios quería era el derramamiento de sangre. . Abel por un lado era pastor de ovejas, y su hermano Caín era labrador. En Hebreos 11:4 dice que por la fe Abel ofreció más excelente sacrificio, en Romanos 10:17 dice que “la fe viene por el oír”. Por lo tanto, tanto a Abel como a Caín sus padres les enseñaron que debían derramar sangre. Ambos sabía que debía derramar sangre por eso Dios posteriormente a la presentación del sacrificio de ambos le dice a Caín

Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él” (Gen 4:6-7)

De ahí en adelante vemos como todos los hombres que tuvieron tratos con Dios, de por medio tuvó que existir derramamiento de sangre. Casos como Noé, Abraham, Job abundan en las escrituras.

Como lo mencionamos anteriormente, Dios permite el derramamiento de la sangre de los animales para cubrir los pecados, pero esto es solamente desde una perspectiva terrenal. El sumo sacerdote en la epoca del sacerdocio levítico podía entrar con la sangre de los animales y purificar los pecados todos los días en el lugar santo. Como lo veíamos anteriormente en el libro de Eclesiastes el derramamiento de sangre animal solo servía para la tierra.

Pero para que el hombre pudiera entrar en una esfera espiritual o de relación con Dios, debía derramar su propia sangre. Y es aquí donde viene el gran problema. La sangre humana tenía la infección del pecado, por lo tanto, era mortal, ya no era espiritual, por lo tanto al ser derramado por el precio del pecado, le costaría al hombre la vida y separarse definitivamente de Dios.

2. Dios se cansa de la sangre de los animales. Y finalmente decide envíar a su Dios Unigénito a nacer en la Tierra, Jesús. Y como explicabamos en el principio, Cristo tenía la naturaleza divina, pero estaba en un cuerpo físico, limitado de carne y sangre. Recordemos que el poder de la vida, es decir, el Espíritu Santo estaba en la sangre de Cristo. La sangre de Jesús no era como la cualquier humano, porque ella no poseía un espíritu humano corrompido, sino que por esa sangre vivía el Espíritu de Dios. Por lo tanto como decía el Apóstol Pablo en el Libro de Hebreos, de la misma forma como el Espíritu es eterno, esa sangre era eterna e incorruptible

“¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?“(Heb 9:14)

Quedémonos con esto en nuestras mentes por un tiempo más

3. Cristo en la Tierra vive con un cuerpo humano. Fue tentado en todo. Sufrió aflicciones. Vivió como un hombre. Jesucristo jamás pecó, por eso la naturaleza humana pecaminosa no entró en El. Finalmente Cristo, cumpliendo la profecía es llevado al madero. Es aquí donde sucede un hecho fabuloso. ¿Como Dios siendo justo puede desatar todos los juicios del pecado sobre una persona, que es inocente y libre de todo pecado? Pongámonos en el siguiente caso. Supongámos que una madre va a un juzgado queriendo poner su vida para que la condena caiga sobre ella en vez de su hijo que cometió un delito. El juez aunque entendería el amor de la madre no podría juzgarla, porque justicia es dar a cada uno lo suyo, y la mujer no tendría nigún argumento para ser juzgada por su hijo. Cuanto más Dios, que su naturaleza es ser justo, no podría condenar a su Hijo porque era Santo. Pero es aquí donde entra a operar esa bendita obra de redención. Debía existir un argumento legal o jurídico para que la justicia de Dios se descargara sobre su Santo Hijo. Y este argumento está en la Ley y principalmente en la cruz. En el libro de Deuteronomio dice que es maldito aquel que no cumple todas las palabras de la Ley. No era cumplir sólo un artículo, sino era cumplir toda la ley. Y esta Ley tenía un artículo que decía.

“no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado; y no contaminarás tu tierra que Jehová tu Dios te da por heredad” (Deu 21:23)

Si Cristo no hubiese subido a esa cruz, no hubiese habido argumento para que la maldición de Dios cayera sobre su Hijo. Pero cuando deciden colgarlo en la cruz, es el argumento legal que Dios tiene para maldecir a su Hijo, aunque este no hubiese pecado.

” Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),” (Gal 3:13)

Es en ese instante cuando todo el peso del pecado, todos los demonios, enfermedades vienen sobre el cuerpo de Jesucristo, y carga la maldición en el mismo. Es en esta cruz donde Cristo derrama su sangre, esa sangre que tenía la vida de Dios, el Espíritu Santo en ella. La sangre donde habita el Espíritu Santo es derramada en esa cruz. Y como dice la Biblia, sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados. En ese momentó Cristo derrama su vida.

En ese instante Cristo manifiesta la realidad de la figura del cordero que derramaba su sangre en el antiguo Testamento. Sin embargo, esta sangre no es cualquier sangre, es la sangre con el Espíritu Santo, es decir, una sangre incorruptible y eterna.

Y es aquí donde viene lo más sorprendente de todo. Había sido derramada la sangre del Cordero de Dios Cristo. Pero con Cristo muerto, no había nadie que hubiese entrado en el lugar santísimo, a presentar la sangre delante de Dios, y de esa forma justificar y finalmente redimir el pecado del hombre. Cristo murió. Sin embargo es aquí donde la justicia de Dios se vuelve a manifestar. Leamos una vez más este versículo

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom 6:23)

Cristo fue un hombre que no pecó nunca en su vida en la Tierra. Pilatos se lavó las manos en el Juicio de Jesús porque menciona que no hay nada malo en El. Era el cordero puro y sin manchas. Cristo murió porque fue maldito delante de Dios en la cruz. Sin embargo el no peco. Y si legalmente la paga del pecado es muerte, pero Cristo no había pecado, Entonces por Ley no podía estar muerto. Es en ese momentó glorioso cuando el Espíritu Santo justamente resucita a Jesucristo de los muertos, porque la muerte no pudó contenerlo y le arrebata las llaves del Hades a Satanás. Jesus resucita y tiene la vida en El.

4. Cristo posteriormente a resucitar, se presenta por cuarenta días a sus discípulos con pruebas indubitables de su resurrección.

” Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.” (Hechos 1:4-5)

Es impresionante cuando entendemos porque el Espíritu Santo no podía venir a morar en el corazón hasta que Cristo ascendiera.

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos“(Act 1:8-9)

Cristo, luego de haber prometido el Bautismo en el Espíritu Santo, es acendido en los cielos. Pero ¿Que pasó cuando Cristo ascendió a los cielos?

“Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre. Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio. Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.
(Heb 9:11-28)

Pon toda tu atención. Cristo sube, y como Sumo Sacerdote al cielo. Debido a que El resucitó y la muerte no pudo contenerlo, pudo ser resucitado en un cuerpo glorificado. Pero recordemos que su sangre no era como cualquier sangre, era la sangre donde corriá el Espíritu Santo, es decir, una sangre espiritual. Por eso Jesús el sumo sacerdote, puede tomar esta sangre espiritual, ya que si fuese solamente carnal, no podría entrar en un lugar celestial. Ahora como dice Pablo, este Sumo Sacerdote entra al verdadero lugar santísimo, el cielo. En el cielo no hay tiempo ni espacio, por eso no es necesario que el muera todos los días, porque la sangre es presentada en un lugar espiritual. Cuando los sacrificios eran en la tierra se debía presentar todos los días en el lugar Santo, pero la sangre de Cristo es espiritual, por lo tanto afecta todo de una vez y por todas. Si nosotros hubiesemos derramado nuestra sangre por nuestros pecados, hubiesemos muerto y no podríamos haber presentado nuestra sangre en el lugar santísimo, porque la paga del pecado es muerte y no hubiese existido argumento legal para resucitarnos y finalmente estaríamos alejados de Dios. Sin embargo, Cristo toma nuestro lugar y es el sumo sacerdote que puede presentar la sangre espiritual delante de Dios. Dios al ver esta sangre la acepta y es en ese momentó cuando el pecado es quitado del medio, y el pecado desaparece por la sangre de Cristo. En la antiguedad, el pecado solamente se cubría, sin embargo ahora por la sangre de Cristo el pecado es borrado de nuestras vidas.

En el proximo post, veremos en detalle lo que la Sangre activada por el Espíritu Santo, produce en nuestras vidas

About these ads

22 Respuestas a “La sangre de Jesús: Llave para entrar en la espiritualidad

  1. Gracias Jesus por dejar Tu gloria en el cielo para venir a morir por mis pecados… Gracias Jesus porque pudiendo haber dicho “No”, fuiste a la cruz por amor a mi

    Te amo Cristo!!

  2. Hermano amado:

    Me parece muy interesante y profundo. El tema de la sangre esta al principio, y esta al final.

    Considero que la obra del Espiritu Santo en nosotros es expansiva, tomando el control de todo nuestro ser con el tiempo, tambien creo que nuestro conocimiento y experimentacion de la sangre es progresivo.

    Cuando en el encuentro tocamos este tema es sólo un barniz, pero QUE BARNIZ.

    Desde ahi es vital ver como la obra redentora de nuestro Señor es COMPLETISIMA.

    Es vital por tanto, iniciar en el tema de la redención a la gente nueva (kerigma-didaque), y con la gente antigua ir profundizando este aspecto fundamental.

    Cuando la iglesia olvida la sangre el pecado con toda su fuerza se hace presente, te lo aseguro…

    sigue adelante, eres un gran aporte,,,esta realmente buena tu reflexion

  3. Este articulo de la Sangre de Cristo es Bendicion de Dios. Creo que debe hacerce una publicacion en periodicos y revistas para que muchas personas que no tienen los medios, o como dicen, el tiempo para leer en internet, o no saben ni conocen este sistema de comunicacion busquen la salvacion de sus vidas y remision de sus pecados. Prediquemos a Cristo crucificado, pero mas que eso; que singnifica esa crucifixion para el hombre. MUY BIEN EXPLICADO! DIOS TE CONTINUE BENDICIENDO.

  4. muy edificante este tema, mas aun con toda la explicacion dada y respaldada por las escrituras, es una comprension del tema mas edificante que pude haber leido , gracias

  5. Es muy interesante la investigación alabo al Espiritu de Dios que te inspiró, es muy edificante y este es un tema de suma importancia para toda congregación que desea cumplir con la gran comisión.

  6. Enero 17 de 2009.
    Realmente esto es inspiracion Divina, es necesario que todos nos acerquemos mas y mas a las verdades de Cristo. Dios te bandiga por tu dedicacion.

  7. es un privilegio de parte de dios que podamos tener sed de aprender y “entender” el poder de la sangre de cristo, esa sangre q nos da libertad en todas las areas y q bueno q el mundo entero pueda entender q atraves de esa sangre preciosa puede obtener victoria en todas las cosas,no conozco hace mucho a dios, pero tengo la certeza de q su sangre corre por mis venas,y doy gloria a dios x usted, adelante podems marcar unadiferencia en nuestra generacion. DIOS LO BENDIGA.

  8. gracias hermano por su informasion muy interesanta,justo estaba buscando sobre el tema que expone sobre,el desarrollo de jesus en cuanto a que la sangre de su madre no se relaciono con la de el,siendo una obra del PODER GLORIOSO DE EL ESPIRITU SANTO…..

  9. Tramenda investigacion, Reciba la gracia y la sabiduria sobrenatural del Dios Poderoso para seguir nutriendo a muchos que como yo anhelamos saber mas del Poder Sobrenatural de Dios. Gracias Espiritu Santo por guiarme a encontrar este articulos, Bendito sea Jesus. Toda la Gloria y la Honra sea a ti.

  10. la sangre de Jesus! que buen titulo para un sermon en estos dias donde solo se habla de la teoria de la prosperidad economica. yo me eduque en la palabra de Dios en los estaods unidos y hoy justo un pastor me dice. BUSCA MAS DEL ESPIRITU SANTO! Y dIOS CON SU ESPIRITU SANTO EN MI! ME GUIA A ESTA ENSEÑANAZA! QUE BUENA ! ESTOY COEMENZANDO A ORAR POR QUE DIOS Y SU SANTO ESPIRITU ME AYUDEN EN MI MINISTERIO! LES PIDO SU AYUDA EN ORACION! Y QUE DIOSY SU SANTO ESPIRITU NOS AYUDEN A LOS QUE BIEN! QUEREMOS SERVIRLE! AMEN! ANDRES RODRIGUEZ , BOGOTA, COLOMBIA! OREN POR MI! Y POR QUE DIOS NOS HABRA PUERTAS PARA PREDICAR SUPALABRA ALMUNDO ENTERO! EN EL NOMBRE DE JESUS! AMEN!

  11. HOLA VOY ACEPTAR Y AGRADECER EL QUE DIOS ME LLEVO A LEER TU ARTICULO, EL CUAL ME PARECE MUY INTERESANTE, HAY ALGO QUE PASA DENTRO DE MI CUANDO ALGUIEN DICE QUE SE BAÑA EN LA SANGRE DE CRISTO, SIENTO QUE DIOS QUE ES TODO AMOROSO NO DESEA QUE TE BAÑES EN EL PRODUCTO DEL DOLOR, YA SE QUE ES CONTRARIO A LA ENSEÑANZA QUE RECIBIMOS PERO NO PUEDO EVITAR SENTIRLO EN MI INTERIOR Y ENCUENTRO MAS PAZ Y SEGURIDAD AL PEDIRLE AL ESPIRITU SANTO QUE SE MUEVA EN MI INTERIOR PERO TODOS ME HABLAN DE LO PODEROSA QUE ES LA SANGRE DE CRISTO PARA LIMPIAR Y PROTEGER, ESPERO PODER SEGUIR LEYENDO TUS ARTICULOS PARA QUE DIOS MISMO HABLE ATRAVES DE ELLOS, ME EXPLIQUE Y MI ALMA PUEDA ENTENDER.
    GRACIAS!!

    • Dile con un corazón sincero al Espíritu Santo que te explique, que te abra los ojos para entender la importancia de la Sangre de Jesús. Creo que es posible entenderlo así…
      Lo que nos separá de Dios es el pecado, y según la biblia todos pecamos (Romanos 3.23) y la paga del pecado es la muerte (Rom 5.12). La muerte en que se evidencia? En el derramamiento de Sangre. Cada uno de nosotros debíamos morir por nuestros pecados, derramar nuestro pecado, porque Dios es justo y la paga del pecado es muerte, pero Cristo murió por ellos, reemplazó nuestro lugar. Murió en vez de nosotros.
      Por eso, cada vez que pecamos, Dios demanda sangre, o si no deberíamos morir nosotros. POR ESO APLICAMOS LA SANGRE DE JESUS. Porque ya hay alguien (Jesus) que murió por nosotros. Que derramó toda su Sangre. Y cuando la recordamos, Dios queda conforme y ya no demanda la nuestra

  12. Cuando hace tiempo leí lo que significa el derramamiento de sangre como ofrenda a Dios, y acerca de la sangre de Cristo, pude comprender el sacrificio para la liberación de nuestros pecados a traves del derramamiento de sangre por parte de nuestro Señor Jesucristo. Este tema, expuesto en esta página, es excelente y aclara mas mi comprensión y mi amor hacia Dios.

  13. querido hermano muchas bendiciones . pero tengo una consulta, cuando oramos e decimos nos cubrimos con la sangre de cristo.que de cierto hay

  14. Estos 2 temas fueron de gran ayuda ami vida…que Dios los Bendiga y los Guarde siempre…..Saludos..

  15. veo que esta revelacion te la dio por palabra EL ESPIRITU SANTO hoy es agosto 24 de 2014 y eso fue en el 2012 a hoy esa infromacion se ha nutrido ?, se ha revelado en mayor conocimiento ….quisiera saber porque en este año el ESPIRITU SANTO me a revelado en la SANGRE DE CRISTO cosas espectaculares, y quisiera conocer si mi sentir es ahora el tuyo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s